Linda Cristal:Nunca Mirar Hacia Atras

Por Ginny Shook

traducción proporcionada por
Sergio Orellana Romero

Cuando Linda Cristal me llamó para pedirme un favor, mordí el anzuelo y devolví el llamado de inmediato. Ella me concedía una entrevista para el Boletín, con motivo de la Próxima Reunión de El Gran Chaparral? “No he dado una entrevista en 20 años”, me dijo ella, “pero para usted, claro que si”. Decir que yo estaba nerviosa con esta posibilidad es como decir que El Gran Chaparral es simplemente otro programa de televisión. Pero yo estaba lista con mi set de preguntas y segura de que sería una entrevista llena agradables recuerdos e historias.

Linda Cristal and Henry Darrow

Linda Cristal and Henry Darrow

Yo no estaba preparada para el regalo que me dio – una visión personal de su filosofía de vida. No estoy segura de si esa fue su intención. Pero su Mentalidad y Creencias han coloreado todos los aspectos de su vida, incluida su carrera. Cada pregunta acerca de El Gran Chaparral nos regresaba a sus creencias. Yo sentí que estaba recibiendo una importante lección de vida; que era discípulo de una persona con una importante y profunda sabiduría.

Lo que ella ha realizado no fue un accidente. No tiene que ver con estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, con su talento, o su belleza (que la tiene). Es su filosofía de vida; un código, si se quiere, que ella puso en marcha hace mucho tiempo y ha vivido según el desde entonces. Se trata de mantenerse apartada de la mentalidad de Hollywood de medirse a si misma en función de las realizaciones de otras personas. La belleza, por ejemplo, sólo puede medirse por comparación, y ella no mide ni se compara con otros.

Linda nunca dijo que su camino era el mejor, pero le funcionó. Todo lo que ella me dijo, con una voz que ha cambiado muy poco desde sus días de Victoria Cannon, era serio, sincero, y casi curioso sobre lo que ella decía. Había confianza, sin duda. Pero no ego. En todo caso, no existe el ego en Linda. Su confianza es el resultado de su habilidad para ver un objetivo, enfocarse en él, y hacer que suceda. Esta es la capacidad que impulsa su vida.

Y qué carácter tiene que recordar?

Se que no puedo hacer justicia a su filosofía. Por lo que transcribiré toda la entrevista, sin censura, aquí está.

GS: Recientemente he tenido el placer de entrevistar a Henry Darrow. El me dijo que trabajar con usted en El Gran Chaparral fue más que un placer.

LC: El fue mi favorito. Fue un placer trabajar con él – una alegría. Me dieron carta blanca para improvisar si pensaba que sería lo mejor para una escena. Improvisábamos mucho con Henry pues lográbamos fácilmente y con naturalidad

desarrollar las escenas libremente. Nosotros preguntábamos “en cuanto tiempo quieren que lo hagamos?” y siempre sería así. Nosotros comenzábamos en inglés y rematábamos en español.

GS: Muchos fans han dicho que Victoria fue un modelo para ellos – ella era muy fuerte,, pero siempre muy femenina. A finales de los años sesenta no había mujeres consideradas ‘un modelo’ en televisión. Cuanto de Victoria hay en Linda Cristal?

LC: Un cien por ciento. Absolutamente, así soy yo.

Cuando usted crece sola, se educa a si misma – yo tomaba clases en las noches – trabajaba los fines de semana, cantando en grupos con Mark Slade – todos los fines de semana nosotros cantábamos en distintos lugares yendo de un estado a otro.

Planifiqué mi vida por un camino y lo seguí hasta el final. Todo sucedió de la manera que yo lo había previsto. Debo decir que no hubo una batalla que yo no haya ganado.

GS: El elenco masculino ha mencionado muchas veces cuanto la admiraban por usar esos trajes gruesos bajo el agobiante calor de Tucson.

LC: Una vez mas, hay que regresar a las raíces – mi voluntad va mas allá de lo que se puede concebir. Va mas allá que la de cualquiera, que yo sepa. Todo el mundo me lo dice – mi mejor amiga me ha confesado “Yo no envidio tu belleza, tu dinero, o tu posición. Sólo envidio la fuerza de tu voluntad”. Eso parecía molestarla. Pero no se debe luchar contra eso. No se debe enfrentar a un supuesto enemigo. Debes ser su amigo. Tenerlo cerca de ti. Eso es fuerza de voluntad. Entonces tomé ese malestar como una confirmación de que la vida debe ser así.

Y por supuesto hemos usado bolsas de hielo en el cuello y detrás de las rodillas cuando no estaba frente a las cámaras. Nunca me desmayé. Todos los que venían a ver la filmación se desmayaban. Siempre había dos ambulancias yendo y viniendo del hospital con los desvanecidos. Pero nunca conmigo porque yo no luchaba…no consideraba el calor como un enemigo. Superficialmente no existía, mi lucha era interna. Lo aceptaba. No luchaba contra el. No luchaba contra el enemigo – no fué facil.

GS: Incluso con aquel vestido y chaqueta azul, aterciopelado, que usaba Victoria?. Nunca quiso matarlos por hacerla usar esos vestidos tan pesados?

LC: No, no. No me distraje pensando eso en contra de ellos. Si es bueno y realmente necesario – el resto no importaba. Pero al tomar mi ropa al final del día, no creerías lo empapada que estaba. Pero no me importaba y prefería pensar “bueno, estoy bajando de peso”.

GS: Pero usted ya estaba delgada.

LC: Pero con el tipo de comida servida en el estudio – debías perder tanto peso como ganabas.

GS: Me han dicho que usted está mucho más hermosa ahora que en ese entonces.

Linda Cristal

Linda Cristal

LC: Nunca entendí lo que era ser hermosa. A la edad de cinco años la gente se paraba a verme – lo digo sin falsa modestia – pero la verdad es que a mi madre la detenían todo el tiempo solo para decirle lo hermosa que era la niña. Desde entonces lo he escuchado toda mi vida. Por lo tanto como se que lo soy si lo he oído todo el tiempo? No lo sabía, no, no lo sabía. Y ahora tengo más edad y el hecho es, a causa de los genes probablemente, que nunca demuestro mi edad. Nunca, no solo ahora. Mis doctores están asombrados. No es algo que haga, sólo son los genes. Usted sabe lo que tiene, sólo cuando lo tiene. Cree que una mujer rica sabe lo que es tener dinero? No, ella no lo sabe. Sólo si se transformara en pobre entendería algo acerca del dinero. Hasta ese momento no sabes lo que significa, porque no puedes ver lo que está demasiado cerca de ti, nunca entendí las palabras “eres hermosa”. No podía saborearlo, era chino para mi. No me hacía sentir orgullosa. Es una cosa muy extraña para mi. Ahora, cuando veo esas mujeres hermosas en la televisión, las modelos y otras hermosas mujeres, puedo entender la belleza. Pero no porque no me guste el modo como luzco, me gusta. Es sólo que su juventud las inclina hacia una belleza que yo no concebía antes. Lo pone juntos. Haciendolo real.

GS: Los muchachos han dicho que solían jugar poker cuando no se filmaba

LC: (risas) si, así era.

GS: Cual era su pasatiempo fuera del set?

LC: Ir a la cama muy temprano, memorizar – es muy difícil memorizar en un idioma extranjero – pero principalmente tratar de dormir temprano para verme fresca por la mañana. El comentario habitual era “ella es como un soldado de caballería”.

GS: Disfrutó usted de su tiempo haciendo El Gran Chaparral?

LC: Lamentablemente, otra vez, era mucho encierro. En primer lugar, yo no estaba considerada como parte de la Serie. Ese papel era para Joan Caulfield. Y luego cuando me lo dieron…de este modo conseguí siempre las cosas. Incluso si había alguien mas, si yo me acercaba a ello, lo conseguía. Es tan así…que cuando United Artists buscaba una estrella para Comanche, esa estrella era Dana Andrews, pero tuvo que hablar inglés – y yo no, no dije una sola palabra – y recibí el papel de todos modos.

Nunca he perdido una batalla en toda mi vida. Era solo mi convicción, supongo. Apenas abrí mi boca, ellos pensaron que yo era la persona idónea para el papel. Cuando preguntan “pero usted habla inglés?” les contesto “no se preocupen, hablo Italiano, Francés, Español – Aprenderé inglés en un abrir y cerrar de ojos” – Ellos me creyeron.

No puedo recordar un momento de mi vida en que haya perdido algo. Espero que no suene poco romántico. Al mirar hacia atrás es como hablar sobre otra persona. Nada es tan importante. De hecho, cuando lograba algún premio sólo decía “que bien” pero nunca me impactó el significado del premio, que simbolizaba esto o aquello o era reconocido como algo muy importante – Nunca lo entendí, hasta no hace mucho tiempo. Ahora, me da vergüenza. Imagine lo maravilloso que debe ser para alguien que realmente tiene la capacidad de apreciar lo ganado. Tal vez es por causa de que siempre estaba sola. Entonces, a quién se lo mostraría con orgullo?

GS: Eso suena como una buena filosofía.

LC: La única filosofía con la que vivo, es decir, la que mi padre me enseñó, es nunca mirar hacia atrás. Nunca mirar hacia atrás. Y eso es muy, muy útil. Entonces, nunca volví la mirada – nuca vi mis películas. Es muy raro que de una entrevista, muy raro – Sólo lo hago por usted, y ayer por David Dortort que apoya la revista. Antes nunca – no desde hace 20 años. Cuando usted dice adiós a algo, debe ser un adiós definitivo, no a medias.

GS: Que pasaría si alguien le propusiera filmar una película?

LC: Tendría que ser una oferta muy tentadora para aceptar, porque creo que me retiré a tiempo – quizá un poco tarde – pero en el momento oportuno, de todos modos. Y eso estuvo bien, muy bien. Estoy satisfecha con mi decisión, no pienso “Oh, si yo hubiera hecho…no, no – Lo hice todo. Dios mío, lo hice todo. Mi hijo me preguntaba el otro día “dime un país en el que no hayas estado”. Tuve que pensar un rato. Era difícil. Como definir mi vida? – Lo que he hecho, lo que he visto y experimentado. O lo que he enfrentado y he decidido que no es para mí, usted lo sabe?

GS: Tiene alguna historia que quiera compartir acerca de El Gran Chaparral?

LC: Yo soy de aquellas personas que nunca dicen “no.” Por ejemplo, cuando David Dortort dijo “tu sabes, este personaje está a menudo sobre un caballo” y yo nunca había montado uno – bueno, había estado, pero muy poco. – sólo paseando, probablemente. Tenía que lucir cómoda sobre el caballo. Y él nos puso ahí – estábamos Mark Slade y yo entre aquellos que estaban en los corrales. Y yo dije “por supuesto.” El caballo se sentía duro y me sentía muy mal, y me dije como siempre, “No, no, no. Sigamos adelante, sigamos adelante.”

Por eso, nuca me caí. De hecho yo solía correr mas fuerte de lo que supuestamente debía, para escabullirme y demostrar mi destreza. Y cuando me alcanzaban todos estaban enojados conmigo porque pensaban que podía haberme herido. Pero eso era mi diversión. Un desafío. Y por eso me gustaba más.

Linda Cristal and Leif Erickson

Linda Cristal and Leif Erickson