Memorias de Cameron Mitchell

Memorias de Cameron Mitchell
Por Debbie Carlson


Nota del Editor:  Debbie Carlson conoció a la familia de Cameron Mitchell durante los años del High Chaparral,y gentilmente ha querido compartir sus memorias con todos nosotros.
Mi tiempo con la familia Mitchell corresponde a mis años de joven adolescente. Conocí a Cameron Mitchell,  su segunda esposa y sus dos hijos cuando ellos se mudaron a una casa junto a la nuestra en Pacific Palisades. Corria el año 1967 y yo tenía como 12 años. “High Chaparral” estaba en producción pero aun no salía al aire. Los Mitchells eran muy amistosos,  por lo que los niños curiosos siempre éramos bien recibidos. Nosotros éramos muy curiosos con “el actor” recién llegado,  pero creo que aun mas curiosidad nos despertaba esta nueva familia y los niños. Rápidamente me hice amiga de sus hijos y fui aceptada en la casa.
El Sr. Mitchell era un hombre muy amable y generoso. El verdaderamente amaba a los niños. Jugaba a la pelota con nosotros,  nos mojaba con la manguera cuando pasábamos en nuestras bicicletas por delante de su casa, nos hacía bromas y burlas etc. Siempre nos hacía sentir bien, diciéndonos lo bien que lanzábamos y pateamos la pelota, lo simpáticos que éramos etc. Nosotros justificadamente lo apreciábamos. Recuerdo lo emocionado que estaba con su tercer hijo que ya venía en camino (una niña). El andaba en la luna por ella. Pero, no todo era diversión. Recuerdo como él insistía en que nosotros viéramos programas educativos que enseñaban el peligro del uso de las drogas. Después de todo, eran los 60′s. El era una gran figura Paterna,  no sólo para sus hijos,  sino para todos los niños del vecindario. Recuerdo detalles como haber visto la llegada del hombre a la Luna en su casa y sus juegos de golf los fines de semana. Era un ávido jugador.

La familia a menudo me incluía cuando cenaban fuera y siempre había mucha diversión. El Sr. Mitchell a veces se apoderaba del restaurant, se iba a la cocina, compartía con el chef y era muy amable con todos. El siempre era muy amable con sus fans. Me maravilló como la familia tomaba estas situaciones,  sobre todo considerando que habitualmente eran interrumpidos durante sus comidas por admiradores. Pese a mi corta edad, esto me hizo muy conciente de los sacrificios que deben hacer los actores respecto de su vida privacida.  Estas salidas eran siempre una aventura.
Mi Madre conocía absolutamente las Películas y la carrera del Sr. Mitchell,  pero siempre fue muy respetuosa de su intimidad. Sin embargo recuerdo que una vez el Sr. Y la Sra. Mitchell vinieron a mi casa. No puedo recordar quién trajo las revistas de cine, pero quién fuera, probablemente las llevo para estar al día con los últimos chismes. El leyó rápidamente y en voz alta algunos artículos relacionados con él y su familia provocando grandes risotadas en la audiencia al modificarlos…o derechamente inventando en muchos casos. Mis padres los invitaron a Hollywood Bowl y ellos como reciprocidad los invitaron al estreno de “Patton”. Estoy segura que mis padres guardan ese momento como algo muy especial en sus vidas.
Fui muy afortunada de haber sido invitada algunas veces a los Estudios Paramount para ver como se filmaba The High Chaparral. Quedé fascinada con todo y con todos, incluyendo el proceso. También fui invitada a volar a Tucson junto a sus Hijos para el trabajo en el set de Old Tucson Studios. Todos nos dieron la bienvenida.  Leif Erickson fue muy amable pese a que yo estaba bastante intimidada por su tamaño y su voz. Linda Crystal me parecio una cascarrabias. No recuerdo con exactitud lo que le dije, pero fue algo relacionado con su naturaleza pequeña y delicada. Aprendí rápidamente que ella podía enfrentar a todos los muchachos y cuidar de si misma y todos los varones presentes estuvieron de acuerdo con mi conclusión. Ella se veía bonita en TV pero era mucho mas bella en persona. Por supuesto yo estaba enamorada de Mark Slade, como todas no? Henry Darrow se veía igual que en TV…muy feliz, siempre riendo y con un poco del diablo en él. El es de esas personas con las que uno siempre quisiera estar,  porque está lleno de vida. Por supuesto yo no conocía a estas personas, fue la impresión que me causaron y  la experiencia que me quedó de ese gran viaje.


Se que estas memorias son las de una joven adolescente,  y en cierta medida lamento eso. Yo nunca pensé en preguntarle acerca de su carrera, el significado de trabajar con Clark Gable, Marilyn Monroe, Spencer Tracy, Doris Day y todos los grandes nombres de su época. Nunca lo escuché decir algo malo sobre otro actor. Recuerdo lo nervioso y entusiasmado que estaba por su aparición en una película para TV con George C. Scott (después de “Patton”). (nota del editor: esa película probablemente era The Andersonville Trial, dirigida por George C. Scott, estelarizada por William Shatner, Cameron Mitchell, Jack Cassidy, Richard Basehart, y muchos otros ). A mi me habría encantado conocer todas esas historias, desafortunadamente los Mitchells se mudaron de esa casa luego de unos años. Mantuve contacto con ellos por un tiempo,  pero luego se divorciaron y yo debí seguir con mi vida,  mudándome a San Diego para continuar con mis estudios superiores. Yo lamento mucho no saber que fue de la vida de los niños.
Pese a que ya han pasado aproximadamente 42 años, aquella amistad con el Sr. Mitchell y su familia tuvo un enorme impacto en mi vida y atesoro el tiempo que me permitieron ser parte de ella. Fue un tiempo muy educativo  en muchos aspectos. El me hacía sentir bien conmigo misma, yo amé los juegos y la diversión que siempre tuvimos y el que me haya permitido conocer el mundo de la actuación por un breve tiempo. Yo tengo la sospecha de que él causo gran impacto en la vida de muchas personas. Desde mi punto de vista, él fue todo lo bueno que se dice sobre su persona. Conocía su oficio, muy amable y divertido, era muy generoso ante las carencias y te daría su camisa si se la pidieras, quería a los niños y fue  auténticamente un hombre bueno y con clase.